Patriots: ¿el final de una dinastía?

Por: Santiago Lopera Álvarez- periodista colombiano sla84@hotmail.com

Los New England Patriots se convierten en la franquicia, junto con los Broncos de Denver, más perdedora del Super Bowl, cada una con cinco derrotas

La derrota en el pasado Super Bowl LII a manos de los Philadelphia Eagles, ha llevado a que muchos fanáticos del fútbol americano se cuestionen sobre el futuro de la dinastía de los New England Patriots, la cual inició en el año 2001 y los ha llevado a ocho campeonatos de conferencia y a cinco Super Bowl.

A esto se suma el posible retiro de Tom Brady, quien tiene 40 años, a que su línea defensiva no parece ser tan confiable como antes, sobretodo en el juego terrestre, y a que varios de sus referentes estén por salir del equipo con destino a otras franquicias.

Esto hace pensar en el principio del fin de esta dinastía. Bill Belichick, entrenador en jefe de los Patriots, viene refrescando línea por línea al equipo con jugadores más jóvenes que puedan mantener la hegemonía del equipo del área metropolita de Boston, pero su plan se ha visto en problemas pues el mariscal de campo que tenía presupuestado fuera el reemplazo de Brady, Jimmy Garoppolo quien fuera elegido en el Daft del 2014, fue vendido a los 49ers de San Francisco, pues la franquicia de New England debía liberar presupuestos salariales.

Garoppolo terminó siendo el mariscal titular de los de San Francisco y en él se cimienta una posible gran temporada de los ‘Niners’, lo cual hace casi imposible su regreso a los ‘Pats’, y es bien sabido que en este deporte el mariscal de campo es un porcentaje muy importante en cualquier proyecto y encontrar un reemplazo para Tom Brady es muy difícil.

 

En mi opinión, creo que los Patriots seguirán dando pelea por varias temporadas más, pero no serán ese equipo temible al que la mayoría veían como un rival invencible y con el cual presupuestaban perder.

El campeón

Cómo no hablar del campeón quién contra todo pronóstico se alzó con el trofeo Vince Lombardi por primera vez en su historia.

La tercera fue la vencida para los Philadelphia Eagles, pues habían sido derrotados en los Super Bowl de 1981 y 2005, y esta vez de la mano de su mariscal de campo suplente, Nick Foles (Carson Wentz quarterback titular de desgarró los ligamentos en una de sus rodillas en el mes de diciembre), lograron conseguir el anillo de campeones que tan esquivo estaba con la franquicia del estado de Pensilvania. Aparte de su mariscal, varios jugadores se destacaron en el juego definitivo, entre ellos el corredor LeGarrette Blount, quién aportó más de 700 yardas en toda la temporada.

De igual manera se destacaron: Alshon Jeffery,  el ala abierta que convirtió nueve touchdown durante el certamen, uno de ellos en Super Bowl, y el ala defensiva Brandon Graham, que consiguió 47 entradas y nueve capturas durante todo el 2017/18.

 

Este triunfo no es solo un bálsamo para los jugadores, cuerpo técnico, dueños e hinchas de los Eagles, es una alegría para la ciudad en general, pues en lo últimos 50 años sólo ha celebrado seis títulos en todos los deportes, dos de los Flayers (NHL 1974 y 1975), dos de los Philies (MLB 1980 y 2008), uno de los 76ERS (NBA 1983) y el recientemente ganado por los Eagles.

Share this post

Comments are closed.