¿Morirán las esperanzas de los ‘dreamers’?

¿Morirán las esperanzas de los “soñadores” (dreamers)

después de la decisión del Tribunal Supremo?

Milton Aponte, Esq., Milton@Aponteimmigration.com

Foto Crédito: AL Reuters

Manifestantes de una comunidad que pelea por los derechos de los inmigrantes llevan carteles mientras protestan frente a la Corte Suprema, en Washington, Estados Unidos. 20 de junio de 2016. La Corte Suprema de Justicia estadounidense acordó el lunes dictaminar sobre si los inmigrantes detenidos durante más de seis meses por el Gobierno, mientras se realizan los procesos de deportación, son elegibles para una audiencia en la que puedan presentar argumentos para su liberación. REUTERS/Jonathan Ernst

Manifestantes de una comunidad que pelea por los derechos de los inmigrantes llevan carteles mientras protestan frente a la Corte Suprema, en Washington, Estados Unidos. 20 de junio de 2016. La Corte Suprema de Justicia estadounidense acordó el lunes dictaminar sobre si los inmigrantes detenidos durante más de seis meses por el Gobierno, mientras se realizan los procesos de deportación, son elegibles para una audiencia en la que puedan presentar argumentos para su liberación. REUTERS/Jonathan Ernst

El 23 de Junio del 2016, el Tribunal Supremo de los E.U. decidió el caso de USA vs Texas donde se cuestionaba la expansión de DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals, por sus siglas en Inglés) y la validez del nuevo programa de DAPA (Deferred Action for Parents of Americans, por sus siglas en Inglés). Fueron 26 estados  los que se opusieron a la expansión de DACA y al programa DAPA que el Presidente Obama propuso mediante decisión administrativa, no por ley del Congreso. Florida es uno de los estados que se opuso tanto a la expansión del DACA como a la creación del DAPA y formó parte del grupo de 26 estados en oposición. En dicho caso el Tribunal Supremo decidió 4-4, esto es, el Tribunal quedo dividido donde 4 jueces estaban de acuerdo en que Obama podía expandir DACA y crear el programa DAPA y otros 4 jueces no estaban de acuerdo que Obama tuviese esa autoridad constitucional. En situaciones como ésta, cuando hay empate, la decisión del tribunal inferior se mantiene en vigor.

 

El 16 de Febrero del 2015, un juez federal en Brownsville, Texas, concluyó que el Presidente Obama no tenía autoridad legal para expandir DACA y para crear DAPA y por lo tanto ordenó al Departamento de Homeland Security a que detuviese el mismo; y no procesara las solicitudes de los interesados en esos beneficios.  Tanto la expansión de DACA como la creación de DAPA fue una decisión administrativa del Presidente Obama como una reacción ante la inacción del Congreso, controlado por los republicanos. La expansión del DACA le daba más beneficios a los dreamers y el DAPA intentaba deferir la deportación de aquellos inmigrantes ilegales viviendo en los E.U. que son padres de hijos ciudadanos americanos o residentes legales permanentes.  Aunque el Tribunal Supremo quedó dividido 4-4 en el caso contra Obama, la decisión no es tan mala como parece respecto a los Dreamers y el programa DACA; pero, ¿por qué? Veamos a continuación:

 

– En primer lugar, dicha decisión no tiene peso legal contra los jóvenes inmigrantes que obtuvieron  beneficios por medio de DACA. La decisión no cambia nada para los beneficiarios del DACA existente.

– En segundo lugar, la decisión del caso no sienta precedente, no hay forma en que dicha decisión pueda afectar o apoyar un reto legal al DACA existente.

– En tercer lugar, el referido caso vuelve a la corte original de Brownsville para juicio. Se espera que después del juicio se de otra apelación ante el Tribunal Supremo; y para entonces, las elecciones del próximo noviembre habrán traído un nuevo Presidente que tendrá la oportunidad de nombrar por lo menos un nuevo juez del Tribunal Supremo que tal vez favorezca tanto la expansión del DACA como la creación del DAPA.

‘Todo eso está por verse, mientras tanto, los “dreamers” se pueden seguir beneficiando del programa DACA que les da la oportunidad de no esconderse más y obtener permiso de trabajo con lo cual pueden conseguir licencia de conducir.’

 

El riesgo para DACA y los Dreamers, podría darse, en que el próximo Presidente de los E.U. pueda rescindir y terminar ese programa, pues el mismo se puede dar por terminado, así como se creó, por una decisión administrativa del Presidente. Además existe el riesgo de que los estados que iniciaron dicho caso puedan ahora empezar un caso contra DACA por semejantes razones por las cuales iniciaron Texas v. USA, pero no porque haya habido un cambio en el panorama legal respecto a DACA y los dreamers.

Si los estados llevaran dicho nuevo caso ante el mismo juez que los favoreció, es muy posible que el mismo se los conceda y pueda ponerle un “injuction*” al Presidente para que no siga con el programa DACA. Todo es prospectivo y no se sabe todavía lo qué va a pasar, de manera que solo nos resta esperar, primeramente los resultados de las próximas elecciones de noviembre.

Invitamos a todos nuestros lectores a concertar una cita o consulta telefónica con el Abogado Milton Aponte al  (954)862-3632. Las oficinas de Aponte Immigration se encuentran muy cerca de Weston en 12401 Orange Dr. Suite #129, Davie FL 33330.

 

___*Injuction: una orden judicial que retiene a una persona de iniciar o continuar una acción amenazante o invadir el derecho legal de otro, o que obligue a una persona para llevar a cabo un acto determinado, por ejemplo, para restituir a la parte afectada.

 

Share this post

Comments are closed.