MIRADAS AL CUBO

Kubos en Acción

RAFAEL MONTILLA es un artista de la imagen que se pierde de vista. Basta con echar una ojeada a su foto escultura para comprobar como su cubismo actual transforma las artes visuales como lo hicieran los cubistas con las artes plásticas a principios del siglo XX. Pone sus manos en los ojos para tallar juegos e ilusiones dentro y fuera de unos cubos de perspectivas múltiples en el arte emergente norteamericano.
Por ser el arte una idea y obra de arte su realización asume la fotografía como un medio de expresión en todos los sentidos. Obedece a la época de las grandes transformaciones desde el cubismo, que abordó el arte mental e hizo que el siglo XX terminara siendo la era de la imagen que despertara del sueño eterno, en “neos” visuales de la aquella realidad fijada con ciertos signos en movimiento.
RAFAEL MONTILLA retoma el cubismo en una nueva propuesta foto escultórica dentro del espectro de las imágenes análogas y virtuales como herramientas discursivas de la otra mirada. Su trabajo está marcado por el volumen de la imagen y el peso de la semejanza recompuestos en un imaginario de formas geométricas bajo el cálculo de una estética contemporánea en pequeños, medianos y grandes formatos.
Como artista plantea nuevas formas de arte donde línea, color, perspectiva, movimiento y espacio, conforman esta especie de caligrama entre cubos e impresiones fotográficas, donde logra abstraer un discurso multilineal del paisaje natural en el cultural más que plástico fotosensible, genuino, precursor, técnicamente híbrido y polifacético de bidimensiones y tridimensiones libres y autónomas.

RAFAEL MONTILLA se desliga completamente de la interpretación o replanteamiento material de la obra de arte que tiene valor espiritual en sí misma, para lograr ángulos capaces de sustentar a un artista de la fotografía creada. Como un grafo, como una escritura manipula las fotos y las interviene en un collage del reporterismo gráfico que partió de su trabajo de campo, rumbo al actual expresionismo abstracto.
Luego de definir (conceptualizar) y describir (instalar) in situ las posibilidades artísticas de la fotografía con los cubos, recurre al paisaje (natural) contenedor de los contenidos (culturales) para jugar a las poéticas geométricas y los cálculos metafóricos del arte. La monumentalidad que cincela con un clic sin retoques técnicos ni fantásticos dentro de los parámetros del contraste latinoamericano, sobrepasa los límites.
RAFAEL MONTILLA crea una ilusión óptica entre unos cubos donde se logra apreciar la proximidad o el distanciamiento de algo que rompe con todos los estereotipos y sus variantes previas en fotomontajes que a primera vista son siempre disímiles. Varía porque las expresiones artísticas van más allá de las apariencias. Muy polifacético por único y tan diverso como controversial en su filosofía de recreación urbana.

A CUATRO OJOS
Detener, capturar y preservar siguen siendo acciones para registrar y procesar lo que solemos ver en el ambiente. La retórica de los cubos no deja de sorprender al espectador porque un cubo tiene varios lados de una misma cara, por lo que el artista mira las estructuras con especial detenimiento (menos simbólico y más sugerente) como si se tratara de alguien que tiene que descubrir el entorno al trazar su propia fisonomía.
RAFAEL MONTILLA sustituye a veces lo humano por el artificio geométrico con que llena el vacío de las emociones que no comparte en el espacio deshumanizado durante el desarrollo de tecnologías de información. Recurre a la verdadera comunicación entre las relaciones del hombre con la fotografía: el encuadre. Mide topografías de un mundo fantástico con capacidad de mover la naturaleza misma del arte.
También da fe de cómo el cubismo tiene que ver con proponer otras formas de contemplar la conciencia que debe tener un artista del uso de la imagen constructivista. Más que fotografiar esculturas talla, de miradas penetrantes que traspasan la materia artística en el corazón de las formas, el análisis taxonómico de las líneas mixturizadas con la propia mirada. En eso consiste su autonomía creativa, en reflejar versatilidad.
RAFAEL MONTILLA sabe que la fotografía es una obra de arte. Interviene fotos cuando su trabajo está marcado por el volumen gráfico, por lo escultórico de la imagen seducida por la estética y las formas de vida radicalmente opuestas. A otras escalas lleva unos volúmenes cuyos pedestales, altos o bajos para que la obra tenga mayor relevancia, superando conceptualismos y tratados de psicología artística post vanguardia.
Su serie de “Cubos” en la fotografía adquiere otros cálculos de ojo, mediciones plásticas que en fotografía son arquitectura de la mirada. Lo que lo hace estilista de la geometría sublime. Con las manos en el clic firma sus encuadres, revela los planos que juegan a la poética geométrica y a la metáfora abstracta de palabras en una escritura concreta, e imprime lo que razona sobre el uso de la imagen como santa palabra.
RAFAEL MONTILLA ve con lentes especializados sus miradas por Miami la ciudad de los encantos. Con exotismos renueva la modernidad que vincula al desarrollo artístico que obliga mirar sus fotos y contemplar su visibilidad. Poses del paisajismo humano permanente en la panorámica exaltada por un instintivo empleo de la luz en las sombras. Nada más elocuente que contar con un impecable oficio fotográfico y toda una libertad expresiva.
Podemos establecer como la fotografía y la escultura comparten las preferencias del espectador en géneros y soportes vinculados a las acciones y reacciones de estas poderosas imágenes que invitan a ser tocadas, movidas, trasladadas y expuestas a la transformación sensorial porque, al fin y al cabo, se trata de un cubismo subjetivo que cabe dentro de los parámetros de abstracción postmoderna.

Carlos Sánchez Fuenmayor
Curador Universitario y Crítico de Arte

Carlos Sánchez Fuenmayor, Maracaibo (1951)
Licenciado en Comunicación Social, Mención Desarrollo Comunal
Especialista en Filosofía para Niños FpN
Universidad Católica Cecilio Acosta UNICA, Maracaibo-Venezuela
Docente, investigador, Museólogo y Museógrafo Independiente
Coordinador General de Áreas Expositivas y Proyectos Artísticos
Universidad Católica Cecilio Acosta UNICA, Maracaibo-Venezuela

Share this post

Comments are closed.