¿Cuál grupo de la muerte?

¿Cuál grupo de la muerte? Me pregunto una y muchas veces.

Molesta escuchar ese término, fastidia oírlo sin sentido, sin fundamentos. No me incomoda su connotación guerrerista, muy dada en el deporte, sino que se aplique forzadamente, por cliché, y relleno como sucede en estos días. Tras el sorteo de la Copa Mundo de Rusia 2018 volvimos al mismo error. Exageramos, le damos categoría a selecciones que no la tienen, y vendemos una idea errónea.

El nombre asignado exclusivamente a la zona que contiene a los mejores de la competición, a los favoritos, campeones, y candidatos al título perdió su valor, y con él se cobija a cualquiera. La barbaridad la presenciamos unas semanas atrás, cuando en diferentes medios centroamericanos se indicó que el grupo de la muerte era el f y de él hacían parte: Alemania, México, Corea del Sur y Suecia. Otros colegas del sur del continente manifestaron que era el d, y que lo integraban: Argentina, Nigeria, Croacia e Islandia.

Pues ni el uno, ni el otro. Faltaba más. ¿O usted cree que Suecia y Corea del Sur son equipos de temer?, ¿Qué México es favorito al título? Haga el ejercicio en el otro grupo mencionado y es igual, ¿o le parece que Nigeria vs Croacia es el partido más importante de la primera ronda?, ¿que Islandia pone en entredicho el favoritismo de potencias como Argentina, Alemania, Francia y Brasil?

Sentido común señores. Grupos de la muerte los de antes, como en el Mundial de España 1982. Ahí sí hubo un tira y afloje espectacular, pues la segunda fase se jugó en triangulares. Por un lado es- tuvieron: Alemania, España e Inglaterra (grupo b), mientras que por el otro: Italia, Argentina y Brasil (grupo c), ¡Una belleza!

¿Quiere más? Le doy otro ejemplo y de otro torneo, el de mí país. En los cuadrangulares finales del fútbol colombiano de 1998 coincidieron: Atlético Nacional, América, Millonarios y Deportivo Cali (grupo b), los cuatro más grandes de esa nación. Eso sí fue alto nivel, calidad al cien por ciento.

Pero esto no significa que en todos los torneos deba existir un grupo de la muerte. Hay muchos que no lo tienen, y en los mundiales hace rato no pasa. Las razones se deben a que los sorteos son casi estructurados, y poco queda al azar en su primera fase, con potencias y cabezas de serie que van por caminos diferentes para no cruzar- se, equipos de una misma confederación que no pueden coincidir, y cuestiones similares.

Algo entendible porque a los dueños del torneo les interesa que el espectáculo, y la expectativa se mantenga. Es mucho mejor un Argentina vs Alemania en fases finales, y no en primera ronda. Eso le resta emoción al certamen.

Por estas y otras razones vemos porque esto del grupo de la muerte se ha ido perdiendo, y no es aplicable siempre. No le asignemos grandeza a cualquiera, ni cataloguemos sin pensar. Hasta el próximo mes y que este 2018 sea próspero para todos.

Por: Jonny Sampedro Marin

Periodista Colombiano @jonnysampedro en Twitter

Share this post

Comments are closed.