Fotografías y Kubos de Rafael Montilla en la Galería Adelmo

Fotografías y Kubos de Rafael Montilla en la Galería Adelmo

Rafael Montilla se mantiene activo como expositor. En su trayectoria artística tiene un gran número de exposiciones, a la que se suma otra más de carácter individual, la cual se inauguraró el día 24 de noviembre en los espacios de la Galería Adelmo, ubicada en la ciudad de Miami, en el marco de la feria mundial de arte moderno y contemporáneo Art Basel. En esta exposición el público pudo apreciar un conjunto de obras que de algún modo resume su producción visual: fotografía, fotografía ilusión 3D, Kubos y Kubos 3D.

Rafael Montilla es un artística nacido en Venezuela, país donde inicia sus estudios de arte. Con el maestro Lucio Rivas estudió dibujo y pintura; en la Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas cursó dibujo y tapiz; con Cándido Millán, en la Escuela Taller de Arte y Fuego, aprendió a trabajar la arcilla (escultura y modelaje), y con Daniel Briceño estudió escultura, en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

Kubos de Rafa Montilla

Kubos de Rafa Montilla

Después de su formación académica en el ámbito de las artes plásticas, Montilla toma rumbo hacia otros lugares del mundo para nutrir su mente y su espíritu como ser humano y como creador. En su periplo por otros territorios lejanos a su patria vivió algunos años en Trinidad, la India e Inglaterra; pero Montilla, como hombre místico, introspectivo, libre y apasionado por el arte, después de haber recorrido los mencionados países, consulta con su voz interior y determina adoptar una ciudad distinta a las de su país natal para desarrollar su obra y crecer como artística. Montilla, hace más de 17 años, decidió establecerse en Miami, centro hispano de Estados Unidos donde, sin olvidar a su patria, ha anclado su corazón como una piedra. Este venezolano ha internalizado la naturaleza y la morfología urbana de esa ciudad de tal modo que en 2015 le dedicó una exposición titulada I love Miami, la cual ha itinerado durante dos años —enriqueciendo su contenido visual— por varios de sus espacios expositivos.

Como fotógrafo, Montilla siente que cuando toma una foto todos sus sentidos se vuelven uno, que es tan sublime el momento que deja de respirar; ese acto para él es vivir esos segundos sólo para captar la imagen, que termina siendo parte de sí, de su meditación, de sui esencia. Montilla ha sabido captar con su cámara fotográfica el mar y sus olas acariciando la arena, el cual se une al cielo por la línea de horizonte, donde las pinceladas del sol crean múltiples tonalidades. Según la hora del día, la atmósfera en sus fotos aparece teñida de tonos dorados, ocres, azules o intensos naranjas. En otras esecenas estos pigmentos se combinan. En los casos en que aparecen la figura humana, edificios o alguna otra construcción inserto en el paisaje marino, estos se aprecian sólo como siluetas.

Kubos de Rafa Montilla

Como versado fotógrafo Montilla experimenta con el formato y el material del soporte, así como con la presentación de la imagen fotográfica, elementos inseparbles estéticamente en su discurso visual. La configuración cúbica de sus formatos actúa como principio estético dominante del que derivan otras estructuras geométricas; el soporte deja de ser el convencional en la fotografía, la cual imprime sobre láminas de metal, madera y plexiglass. Con relación a la imagen, a las escenas naturales o urbanas que selecciona, las procesa y presenta fraccionadas y hasta esquematizadas, llegando, en algunos momentos, a cierta abstracción. Este artista, en su obra fotogáfica, combina la geometrización y el lirismo cromático, así como lo bidimencional y lo tridimensional, ya que los materiales que emplea como soporte contribuyen a ello, a acentuar el volumen y la profundidad como si de una fotografía escultórica se tratara.

De esta idea de la fotografía escultórica considero que proviene su propuesta estética bautizada como “kubos”, que no es más que el principio de la forma cúbica contentiva de sus imágenes fotográficas. En esta propuesta él crea un ícono netamente geométrico y escultórico desnudo de toda referencialidad, libre de contenido narrativo o representativo del mundo objetivo, anecdótico. El “kubo”, que se independiza de la fotografía para ocupar un espacio real, de tres dimensiones, es un ícono escultórico monocromo que se abre, se desmaterializa, se torna transparente e ingrávido como delgadas líneas trazadas en el vacío. En esta propuesta Montilla prescinde de la policromía y demás recursos plásticos, hasta reducir su discurso visual a una forma geométrica que se multiplica a manera de grafiti escultórico por la ciudad de Miami: en las aceras, puentes, cercados de mayas metálicas, parques y otros lugares emblemáticos de la urbe. Este procedimiento con los “kubos” se puede entender como otra forma de abordar el paisaje natural y urbano de Miami, diferente a la fotografía.

José Gregorio Noroño
Investigador, curador y crítico de arte

Share this post

Comments are closed.