Espejito, Espejito…

ESPEJITO, ESPEJITO….

“Todos los hombres cometen errores pero solo los hombres sabios aprenden de ellos”

Winston Churchill

De: Norberto Spangaro, Management Consultant

Cortesia: Ciudad Doral Newspaper

Trump1

 

Cortesía of Reuters

Cuando el Consejo de la Ciudad de Doral, en una rápida serie de eventos, aprobó un presupuesto de $2.5MM de los impuestos de la ciudad para subsidiar al evento de Miss Universo, muchas voces se alzaron en desacuerdo.

Al mismo tiempo que esto era aprobado, muchos residentes de la ciudad tenían problemas con la organización de Trump en Doral, relacionado con cambios en las propiedad,  rodeando las canchas de golf  en detrimento de sus  vecinos más inmediatos.

Las voces preocupadas con el evento criticaban no el evento en sí mismo, sino el proceso que hubo detrás de el en la ciudad.  Aprobaciones entre gallos y medianoche, reuniones de emergencia sin claridad ni comentarios públicos, un proceso sin las correspondientes diligencias y verificaciones; sin conocimiento del impacto del evento, y peor aún, el uso casi ilegal de los dineros de los impuestos  para un evento que tenía, y ahora está confirmado, muy poco o al menos un dudoso impacto en la vida actual y futura de los habitantes de la Ciudad  de Doral y sus negocios.

Los hechos recientes relacionados con las declaraciones del Sr. Trump, con motivo de su lanzamiento como pre-candidato Presidencial , y su disputa con otro ente importante de nuestra ciudad, Univisión, le agrega un condimento nuevo al tema.

Esto ha probado varias cosas:

  1. El Consejo no tenía ninguna idea  de las personas envueltas en la transacción. Ya teníamos experiencias anteriores cuando el alcalde Boria tuvo  encuentros con figuras cuestionables  para posibles negocios desde México o Venezuela, como fuera denunciado oportunamente por el anterior gerente de la ciudad.
  2. El Consejo continuó con su  viaje  egocéntrico, y sin ningún antecedente, ni información válida, le otorgó casi a escondida, s la llave de la Ciudad al Sr. Trump sin ningún proceso racional de puro capricho emocional como nos ha acostumbrado últimamente.
  3. Algunos miembros del Consejo, inclusive el recientemente electo Concejal Cabrera, recibieron en sus PAC contribuciones de la organización Trump.  El Consejo se mantuvo en silencio  acerca de las declaraciones del Sr. Trump a pesar de las mismas, y solo hablaron en forma personal después de la disputa con Univisión. Nadie devolvió dinero alguno como lo hizo el Alcalde Carlos Giménez.

No estamos debatiendo los comentarios del Sr. Trump, como ciudadano de los Estados Unidos,  está en su derecho, ateniéndose a las consecuencias, pero los oficiales electos tienen la obligación de cumplir con la ética y respeto de sus constituyentes. Tienen también la obligación de cumplir con las diligencias mínimas que indican los códigos de prudencia y conocimiento y no comprometer la reputación y el dinero de la ciudad sin saber de qué se trata.

Trump2

Cortesía de Reuters

Recientemente la prensa escrita ha puesto a la Ciudad de Doral en las primeras páginas como consecuencia, entre otros, de las pésimas decisiones tomadas por los oficiales electos.  Los titulares relacionan a Doral con el lavado de dinero, la falta de declaración de operaciones de caja,  el fiasco con Miss Universo  y Univisión, los comentarios racistas y el despido sin respeto de honorables funcionarios de la ciudad, así como el reemplazo de experimentados profesionales en las Juntas de Consultores, sustituyéndolos por amigos circunstanciales. Los gloriosos días de pasearse  al lado de hermosas mujeres ya son parte del pasado.

Es tiempo de que el consejo haga una autocrítica de sus actuaciones en los últimos años. El presupuesto de la ciudad ha alcanzado su pico máximo en toda su historia. La Ciudad gasta más de $3MM en Asuntos Públicos, Publicidad, en planes dudosos que promueven las figuras de los oficiales electos especialmente los que buscan su reelección, mientras la ciudad de Doral sigue perdiendo reputación por actos directos e indirectos de esta administración.

Lejos están los días en que la Ciudad de Doral era la segunda ciudad más deseada para vivir, cuando no había Doral TV promoviendo a toda hora a los oficiales electos, cuando no había periódicos con las fotos de los oficiales electos continuamente, ni en todos los comunicados en claros actos de campaña electoral, cuando los medios no estaban  todos los meses en el City Hall por un escándalo, y la ciudad no estaba envuelta en disputas entre vecinos.

Cerca están los días en que los miembros del Consejo con excepción del Sr. Cabrera y de la Sra. Rodriguez tengan que enfrentar la corte en el juicio iniciado y ya pasada la primera fase que le iniciara el anterior gerente y que nos pondrá nuevamente en las primeras páginas.

Es tiempo que los Consejeros y el Alcalde comiencen a actuar seria y profesionalmente en el mejor interés de nuestra ciudad recapacitando sobre sus errores y su único interés pase a ser el bienestar y progreso de la ciudad y no su reelección.

Share this post

Comments are closed.