El año de Trump: 10 en economía

Pese a los niveles de impopularidad por su estilo de ejercer la política, debe reconocerse que desde los últimos cuatro años, es la primera vez que Estados Unidos registra tasas de crecimiento económico superiores al 3% como las que se reportaron el segundo y tercer trimestre del primer año de mandato del presidente Donald Trump.
Desde su última crisis, Estados Unidos llevaba once años consecutivos con crecimientos anuales del Producto Interno Bruto inferiores al 3% y en 2016 creció apenas un 1,6 %. Una de las propuestas que más repitió Trump durante su campaña fue la de estimular la economía con una reforma fiscal que mejorará también las condiciones de la  clase trabajadora. Entre los principales puntos incluidos en la reforma fiscal aprobada antes de terminar el 2017, se destaca la reducción de la tasa de impuestos corporativos al 20%.  Además, en los últimos 12 meses, los americanos también han visto reducir la cifra de desempleo. Según cifras del Departamento de Economía, se abrieron 2 millones de nuevos empleos en 2017, de  los cuales más de 200 mil se localizaron en el sector manufacturero, uno de los que más ha tratado de impulsar el presidente Trump.

Grandes medios de comunicación estadounidenses reportaron en este inicio del 2018 que el balance macro-económico del primer año del gobierno del Presidente Donald Trump muestra resultados increíbles, por encima de los obtenidos en esos mismos periodos de gestión por mandatarios como Jhon F. Kennedy (27%) y George W. Bush (22.9%). En el primer año de ejercicio del poder, el magnate Republicano ha logrado romper el esquema económico en la

Casa Blanca por lo cual hoy todos los Estados de la Unión Americana disfrutan de un próspero momento económico.Este sorpresivo resultado del PIB ha generado gran respaldo del sector empresarial cuya opinion favorable sobre el gobierno Trump llega hoy a un 60 por ciento.

En ese positivo balance, soportado con cifras y récords históricos coinciden todos los analistas de la economía estadounidense, amigos o enemigos de Trump. Según los expertos, el índice Standard & Poor’s 500, el indicador más extenso del mercado bursátil, muestra 61 máximos históricos y ubica en 21,3%, las ganancias obtenidas luego del primer año de gobierno de Trump.

Estas cifras baten récord en materia de desempeño del mercado en el mismo periodo postelectoral de otros ocupantes de la Casa Blanca en las últimos 50 años, como Ronald Reagan (-3,3% ), Bill Clinton (10,3% ), y Barack Obama (4,1%).

Para los gurúes de Wall Street, el principal factor que ha hecho más dinámico el mercado americano ha sido el de las sólidas utilidades corporativas. “Lo más importante que ha sucedido es que hemos tenido muy buenas temporadas de ingresos”, dijo JJ Kinahan a Associated Press. Para este analista estratega de mercado en jefe para TD Ameritrade: “las compañías están haciendo mucho dinero ante el impulso del mercado y así los ingresos han sido buenos”.

De acuerdo con el comportamiento de las acciones bursátiles corporativas también se evidencia que en las últimas semanas más de 400 compañías del S&P 500 han reportado resultados históricos, superando ampliamente lo pronosticado

antes del primer año de Trump. El panorama no puede ser más alentador: Wall Street ha duplicado sus expectativas de crecimiento de utilidades para el tercer trimestre a 6,8%, según S&P Global Market Intelligence. Los expertos de S& P dicen que resulta atrayente para el mercado de inversionistas que hoy haya más compañías de lo habitual que reportan ingresos superiores

a lo previsto por los analistas. Los precios de las acciones dan indicios sobre las ganancias corporativas a largo plazo y el sector inversionista sigue apostándole a la compra y venta de acciones con base en el positivo crecimiento económico de Estados Unidos.

Según los expertos de Wall Street, el crecimiento de la

economía americana lo viene originando el paquete de medidas adoptadas por el gobierno Trump para modernizar el mercado, dinamizarlo y beneficiar la rentabilidad de las empresas como ha sido el recorte de impuestos, lo cual ha dejado grandes ganancias corporativas. En algunas encuestas, el 61% de los inversores cree que la mejora de la economía en el país tiene como motor el impulso dado al mercado alcista de acciones. Reconocen, de otra parte, los empresarios, que la solidez económica y el empleo son los dos grandes logros del gobierno Trump. Admiten, igualmente, que los anuncios de endurecimiento de normas anti- inmigratorias, han reducido de manera tajante la entrada ilegal de personas a los Estados Unidos. El sector empresarial opina también que en el gobierno Trump no solamente se ha mejorado la economía de las grandes corporaciones sino que esta es una realidad avalada por la confianza de los ciudadanos, pues un año después de su victoria, la confianza del consumidor se sitúa en los niveles máximos en los últimos 17 años.

Share this post

Comments are closed.